El Administrador de Fincas colegiado en el entorno actual

El Administrador de Fincas colegiado en el entorno actual

Como Administrador de fincas en Mallorca deseamos analizar nuestra profesión en el escenario actual y con la colegiación del administrador de fincas con, todavía, bastante camino por recuperar.

Nuestra profesión en los últimos años ha sufrido un desprestigio auspiciado por las directrices europeas basadas en una apertura desmedida de la libre competencia y en contra de los colegios profesionales, vistos éstos desde fuera, como oligopolios.

Afortunadamente, y gracias a la buena y constante labor de los colegios profesionales se están consiguiendo grandes avances, refrendados en ocasiones como el 8 de Noviembre de 2016 cuando la Sala 3ª del Tribunal Supremo una interesantísima sentencia fija el criterio acerca de la denominación de quien puede gestionar una comunidad de vecinos y quien puede denominarse como “administración de fincas” en el ejercicio de su profesión.

El Administrador de Fincas Colegiado

El actual Administrador de fincas colegiado debe navegar en un mar con bastantes vientos en contra:

• Una Ley de Propiedad Horizontal (LPH) añeja, que no se corresponde con la realidad social y económica de esta sociedad actual.
Son los Colegios profesionales, representados en última instancia por el Consejo General de Administradores de Fincas, los que con las consultas a sus colegiados e innumerables reuniones con diferentes estamentos intentan que de una vez por todas se consiga una nueva LPH acorde con las necesidades actuales.
Esta labor, llevada a cabo de forma constante, es la que, esperemos, dé sus frutos más pronto que tarde, y que todos los ciudadanos puedan beneficiarse de los cambios planteados por nosotros.
• Unas leyes que auspician la libre competencia en un sector que, a modo de resumen, debe intentar mantener en las mejores condiciones de conservación el, seguramente, bien tangible más importante que tiene una persona y a la cual dedica la mayor parte de sus recursos: su vivienda.
• Como todo lo anterior se pone en contra, el propietario y persona de “a pie” nos ve en muchas ocasiones como un mero contable, pasante de recibos. Que es lo que hacía el Señor del 5º pero claro, “está muy mayor para llevarlo”.

Pero a la larga, el ciudadano se da cuenta que cuando tiene problemas que no puede gestionar de forma autónoma acude a nosotros, no volviendo a su escenario anterior en casi ninguna ocasión. Se sienten bien asesorados!

En base a nuestra experiencia y situación profesional actual, es nuestro deber defender nuestra profesión más allá de un interés propio e individual.

Todos entendemos que si tenemos un dolor de muelas debemos acudir a un odontólogo, si tenemos que presentar una demanda nos asesoraremos con un abogado y si deseamos que nuestra vivienda ,y por extensión, nuestra Comunidad estén bien mantenidas y con un asesoramiento multidisciplinar ¿por qué no acudimos en algunas ocasiones a un administrador de fincas colegiado?. ¿Por precio? ¿Porque son todos iguales? …

Si precisa más información o aclaración de lo comentado en este artículo no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Leave a Reply